octubre 9

Por Zona Franca Bogota

octubre 9, 2020


Por: María Alejandra Solano – Unidad de asesorías y consultorías

La pandemia a la que se enfrenta el mundo hoy en día, ha ocasionado que el 2020 sea sin lugar a dudas un año de múltiples retos en materia económica, política y social. El mundo no se encontraba preparado para enfrentar el confinamiento y el aislamiento social, los cuales y tal como lo demostró la evidencia empírica en gran parte de los países, traen consigo consecuencias importantes en materia de dinámica económica.

El desplome de las bolsas a nivel mundial fue una de las primeras alertas a la crisis económica que se avecinaba, desde comienzos de marzo de este año cuando los brotes del virus se agudizaron, el mensaje para la economía mundial fue claro; la volatilidad y la desconfianza de los inversores jugarían un papel significativo para los meses posteriores.

El confinamiento en China, la rápida propagación del virus en Europa, la restricción en los vuelos internacionales y el duro golpe al turismo, seguido por miedo generalizado en la sociedad y un desconocimiento sobre los efectos del nuevo virus en la salud; propiciaron estimaciones negativas de crecimiento económico en hasta 7%, según el Banco Mundial.

“Las alertas fueron dadas con el impacto en los mercados bursátiles”

El desplome de la producción industrial de China los primeros meses del año, que alcanzó el 86% para el sector de vehículos, así como el incremento histórico en solicitud de subsidios de desempleo en Estados Unidos, el cual llegó a los 3 millones de personas; son algunos de los indicadores mundiales tomados en consideración al momento de las perspectivas bajas de crecimiento para el cierre del año 2020. Sin embargo y a pesar de los rebrotes del virus en distintos países del globo y luego de poco más de 6 meses de confinamiento mundial, finalmente se está dando una luz verde mucho más clara a la reactivación económica y el retorno a las actividades con una nueva normalidad que exige el autocuidado, el distanciamiento social y la implementación de nuevas costumbres que durarán a largo plazo.

A pesar de un complejo panorama económico mundial, las economías emergentes que también fueron duramente golpeadas por los efectos de la pandemia, serán las menos afectadas en términos de crecimiento, según estimaciones del Banco Mundial y el BID. 

La mayor dependencia de la agricultura de los países en desarrollo se ha convertido en una oportunidad de crecimiento y un impulsor en la situación de crisis, pues este sector fue el menos expuesto a los efectos de la pandemia y su disminución fue marginal comparada con la reducción en la producción industrial. Por otra parte, una menor dependencia al sector de los servicios, la cual es un 20% menor en promedio con los países desarrollados, implicaría menos efectos negativos sobre las economías emergentes. De igual forma, se rescata que las medidas de aislamiento y restricciones económicas en los países emergentes fueron en promedio un 20% menos estrictas que en los países en desarrollo.

Particularmente para Colombia, los choques en la economía fueron múltiples, adicional a la pandemia el país se enfrentó a una caída en los precios de las materias primas y una devaluación importante en la tasa de cambio. El BID tenía expectativas negativas en la economía colombiana que se encontraban en un rango de 3% a 5%; a día de hoy y con las iniciativas de reactivación económica analistas locales y extranjeros esperan que el PIB se ubique a cierre de año en -1,5% y con una tasa de desempleo cercana al 19,3%, variables acompañadas de una tasa de cambio de $3.875 COP.

Los grandes impulsores de la economía colombiana se esperan por parte del sector de la agricultura y las telecomunicaciones, apoyados por el sector de servicios financieros especialmente en el tercer trimestre del año. Los sectores de construcción, minería y comercio serán aquellos con reactivación de la demanda más lenta, sin embargo se beneficiarán de la reactivación económica y del incremento de la demanda doméstica.

Perspectivas para la economía colombiana cierre 2020

  • -1,5% Proyección de crecimiento promedio para cierre de 2020.
  • 3,2% Proyección de inflación promedio para el cierre de 2020.
  • 19,3% Proyección del desempleo promedio para el cierre de 2020.

Fuentes: datos tomados del Banco Mundial a 2020, BID, Banco de la República de Colombia, ANIF y JP Morgan.

Abrir chat